Amantes de Teruel con la Torre mudejar. Fin Bodas de Isabel 2018

Una Torre mudéjar rodeada de Besos con los Amantes de Teruel

Siete siglos han pasado desde que esta ciudad me vio nacer, y junto a mis hermanas, las Torres mudéjares de San Salvador y San Pedro, nos hemos convertido en un símbolo para Teruel y un emblema de la convivencia de las tres culturas en la Edad Media, siendo declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Siete siglos en los que desde mi privilegiada atalaya, que vigila el Turia, he sido testigo de guerras y hambrunas pero también de los romances y amoríos de los habitantes de la Villa, que han logrado conmover mi frío corazón de ladrillo.

Final Bodas de Isabel 2018

Desde hace 22 años veo entrar a Diego de Marcilla por la Andaquilla cada febrero en Las Bodas de Isabel en busca de su amada, desde hace 7 años en octubre veo como Diego pide la mano de Isabel en La Partida de Diego, su insistencia para conseguir un plazo de 5 años, la despedida de los Amantes y la marcha de las tropas con el caballero Marcilla a la guerra.

Los Amantes de Teruel y su trágica historia de amor sucedió 100 años antes de que los alarifes mudéjares me construyeran, y hoy, por primera vez puedo ver reflejado en el rostro ya sin vida de Isabel a la bella Zoraida y en el de Diego al desdichado Omar, que según cuenta la leyenda me construyó inclinada y prefirió arrojarse desde mi campanario a vivir sin el amor de su amada.

El monótono sonido de los tambores, que recorre las calles y la plaza que corono, hacen retumbar todos y cada uno de mis ladrillos de adobe, envolviendo a la ciudad en un halo de tristeza que se apodera del interior de todos los presentes, y observo como entran en una especie de trance, con las emociones a flor de piel, pudiendo sentir con gran intensidad el amor de Isabel y Diego.

Las lágrimas brotan por doquier cuando suena el himno Templario Non Nobis Domine, dando la última despedida a los amantes, ayudándolos en su tránsito final, cumpiendo las proféticas palabras de Diego “si hay justicia en el cielo, ya que no la hay en la tierra, espero gozar de vuestra compañía por el resto de la eternidad”.  Y me los imagino juntos y felices al fin, lejos de las leyes de los hombres que un día los separaron sin saber, que los estaban abocando a la muerte, es decir, a la eternidad.

El sol, que se refleja en las piezas cerámicas que revisten mi cuerpo, arroja sobre la multitud destellos verdes y blancos, que aunque prácticamente imperceptibles intensifican el amor que sintieron Isabel y Diego, haciéndolo mío, haciéndolo vuestro, creciendo en vuestros corazones, que se unen en uno sólo para celebrarlo.

Bodas de Isabel, Amantes Teruel

 

Bodas de Isabel, Amantes de Teruel

Ese amor, es camino y fin, saliendo victorioso incluso de esta batalla que parecía ganada por la muerte, condensando toda su fuerza y poder en un beso, que ahora llega hasta vosotros. Por eso desde la sabiduría que me proporcionan todas las historias que atesoro os convido a hacer vuestro ese beso y os invito a besar a las personas que amáis, sin miedo y sin medida, siguiendo siempre la senda del amor, la senda que Isabel y Diego nos enseñaron, y que es la única que os puede conducir hasta la felicidad, aquí y en la eternidad.

« 1 de 7 »

Del 5 al 7 de octubre de este año, 2018, volveré a ver como la historia de Los Amantes de Teruel comienza de nuevo en La Partida de Diego, y os recomiendo descubrir esa parte de la historia donde no hay tragedia pero si mucho amor.

Artículos Relacionados